En Alaska y otras áreas del norte circumpolar, las mujeres han trabajado en la última década para revitalizar la tradición del tatuaje femenino Inuit.

Holly Nordlum ha sido la principal precursora del redescubrimiento del Tattoo tradicional Inuit. Desarrolló un programa diseñado para educar a las mujeres y al público sobre las técnicas, estéticas y significados tradicionales de este Arte.

Estos tatuajes compuestos por lineas y puntos, hablan de una práctica que se remonta a por lo menos 10.000 años. Y ahora están siendo revitalizada por las mujeres nativas de Alaska que desean volver a conectar con las tradiciones de sus antepasados.

Tradicionalmente los tatuajes se realizaban entre mujeres para conmemorar diversos logros y puntos de inflexión en la vida de una mujer, como el primer período menstrual, el dominio de una nueva habilidad y el parto.

Hoy en día, algunas mujeres se tatúan logros académicos y profesionales, como graduarse en la universidad o conseguir un buen trabajo. Otras en cambio lo hacen para hacer visible su herencia nativa y no pasar por blanca o no nativa.

A medida que la colonización occidental arrasó Alaska en los siglos XIX y XX a muchos nativos se les prohibió practicar los rituales tradicionales.

El tatuaje fue una de esas tradiciones. En la última década, las mujeres del norte han estado trabajando para revitalizar la tradición del tatuaje. Para ellas es una forma de conectar con sus ancestros y su cultura milenaria.

Históricamente, los tattoos se aplicaban con hueso, tendones y hollín o pólvora. Hoy en día los tatuajes se aplican con bambú, hilo y tinta negra sobre una mesa de masaje, a veces con música relajante de fondo.

Sarah Whalen-Lunn aprendió la práctica del tatuaje tradicional a través de la capacitación iniciada por la Sra. Nordlum. -“Crecí bastante separada, así que ni siquiera era consciente de que teníamos tatuajes en nuestra historia y en nuestra cultura hasta que empecé a hablar con Holly”-.

Los tatuajes en los dedos de Keegan Richards provienen de la historia de Sassuma Arnaa, una diosa Inuit cuyos dedos fueron cortados como castigo y, al caer al agua, transformados en mamíferos marinos.

Nordlum inspirada por su bisabuela, la última mujer de su familia que se hizo los tatuajes tradicionales, ha conseguido revivir esta práctica.

En 2015 solicitó una beca para un laboratorio polar a través del Anchorage Museum, y con la ayuda del Smithsonian Arctic Studies Center desarrolló un programa diseñado para educar a las mujeres y al público sobre el arte del tatuaje tradicional Inuit

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2019 Tattooalia

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?